Acción por el Clima

2021-04-22

La temperatura de la Tierra está en aumento como resultado de la alta emisión de gases de efecto invernadero. Su afectación ya es tangible y seguirá creciendo a menos que hagamos algo para impedirlo. El Ex Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, expresó en una ocasión: "Somos la primera generación en sentir el efecto del cambio climático y la última generación que puede hacer algo al respecto". Se ha vuelto más frecuente escuchar de fenómenos meteorológicos extremos en diferentes latitudes. Vemos como los nevados disminuyen, sabemos que los océanos se están calentando y que los glaciares se están derritiendo. Se trata de una realidad de la cual los científicos nos han alertado y que la naturaleza misma también nos revela.

Los efectos del cambio climático también ponen en riesgo la agricultura, y en consecuencia la seguridad alimentaria. Acorde a un estudio realizado por la Universidad de Cornell y difundido a principios de este mes, el aumento de la temperatura causado por el cambio climático afecta la productividad agrícola, tanto en países de clima cálidos como fríos. Según el análisis, desde 1961 la productividad agrícola se ha reducido en 20% debido al cambio climático antropogénico. Lo que, expresado de otra forma, sería como si la agricultura hubiese dejado de crecer desde el 2013. “En esencia, el cambio climático antropogénico está operando como un viento en contra para el sector agrícola global, reduciendo cada año mayores porcentajes de productividad”, indicó Ariel Ortiz-Bobea, Profesor Asociado de Escuela de Economía Aplicada y Gestión. “Algo que descubrimos es que las temperaturas más altas se están volviendo cada vez más perjudiciales. Por lo tanto, no solo las temperaturas más cálidas son cada vez más frecuentes, sino que también nos volvemos más vulnerables a ellas”. Todo ello a pesar de la tecnología desarrollada en los últimos años.

El mundo es un 1°C más caliente que previo a la era de la industrialización y se estima que, si se mantiene la tendencia, se podría llegar a los 3.4°C para finales de siglo. Acorde a información otorgada por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) sabemos que las emisiones de CO2 a nivel global han aumentado casi en un 50% desde 1990.
El objetivo del Acuerdo de París es evitar que el calentamiento global exceda los 1.5°C y mantenernos en un rango más seguro. Así mismo, el ODS13 (Objetivo de Desarrollo Sostenible) de la ONU plantea la incorporación de medidas, estrategias y planes nacionales relacionadas al cambio climático.

¿Cómo podemos combatir el cambio climático?
Por un lado, se requiere de un compromiso global y de la cooperación entre gobiernos, organizaciones e industrias para establecer políticas y mecanismos para lograr reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Acciones como incentivos para el uso de energías renovables y facilitar su acceso comercial, el cuidado de los ecosistemas existentes, la reforestación y el apoyo a pequeños agricultores son algunos ejemplos.

Por otro lado, también es fundamental que cada ser humano tome conciencia de esta problemática y asuma compromisos concretos en su estilo de vida que contribuyan a reducir la huella de carbono. Somos más 7,700 millones de personas en el mundo y cada una tiene un efecto sobre nuestra naturaleza. Tomando las sabias palabras de la periodista estadounidense, Mia Armstrong: “Aunque la magnitud del cambio climático puede hacer que las personas se sientan impotentes, la acción individual es fundamental para un cambio significativo”.

¡En Reybanpac nos unimos a la acción por el clima!
En Reybanpac nos fijamos la meta de obtener la certificación de producto carbono neutro y estamos encaminados a lograrlo en un futuro muy próximo. Para ello se ha estado trabajando en la medición de nuestras emisiones de CO2 asociadas al ciclo de vida del banano, a la vez que hemos desarrollado de un plan forestal para la captación de CO2. Actualmente, tenemos más de 5mil hectáreas de plantación forestal. Son millones de árboles que purifican el aire. También hay que resaltar que estos bosques fueron sembrados en zonas que antes de nuestra intervención sirvieron de pastizales u otras actividades. Es decir que, por medio de la reforestación, esos suelos han sido restaurados lo que contribuye a aumentar la resiliencia ante el cambio climático.

Así mismo, en Reybanpac tenemos un óptimo manejo de los suelos de nuestros cultivos de banano por medio de prácticas agrícolas sostenibles. Un suelo sano tiene un importante rol en la mitigación del cambio climático ya que contribuye al almacenamiento de carbono y reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.

La conservación de los bosques primarios, que son pulmones para nuestro planeta, es de suma importancia para combatir el calentamiento global. Creemos que preservar nuestro medio ambiente es el mayor aporte que podemos hacerle a la humanidad y a todos los seres que la habitan. Esto nos ha impulsado a un fuerte compromiso ambiental. Dentro de nuestras acciones, asumimos desde 1998 la protección del bosque húmedo tropical Río Palenque por medio de la Fundación Wong. Esta reserva de 115 hectáreas ubicada en la provincia de los Ríos es el único bosque primario restante en cuenca del alto Guayas. Nuestra labor es cuidar del bosque y su biodiversidad, a la vez que generar conciencia ecológica en la comunidad, especialmente entre los jóvenes.

La Tierra es generosa con la humanidad, pero necesita de nuestro cuidado para poder seguir dándonos sus regalos. Todos estamos llamados a sumar esfuerzos e implementar acciones concretas para reducir la emisión de los gases de efecto invernadero que hoy la amenazan. ¡Unámonos! Por la ella, por nosotros y por las futuras generaciones.

COMPARTE ESTA NOTICIA